Con Gonzalo López Marañón, por el pacto de las catacumbas

21 Jun
El pacto de las catacumbas: una Iglesia servidora y pobre.

Herman@s, una vez más resistir es la consigna que fructifica nuestro caminar sembrando vida. El martirio de nuestro hermano Gonzalo ha dado frutos de vida y paz. Cuando todos pensábamos que la opresión y la violencia serían las monedas de cambio en Sucumbíos, el ejemplo del nuevo Gandhi ha doblado el imperio ante la comunidad. Ayer en Sucumbíos, hoy en Madrid, mañana en Roma. La Iglesia piramidal y pontifical, contraria al Vaticano 2º, quiere sofocar la Iglesia del Pueblo de Dios, nacida de nuestro grito de libertad.

Es el momento de recordar a todos nuestros hermanos del episcopado, tan silenciosos, el llamado pacto de las catacumbas que animó a nuestros mártires y anima hoy a nuestra Iglesia local de ISAMIS rumbo a la gran utopía del Reino. No podemos volver a una Iglesia Romana, autocrática, monárquica e imperialista. La mejor forma de resistir al sistema es siendo comunidad.

Comparte y divulga este texto:

Recordemos el pacto que hicimos

Una revolución pacífica contra Roma

17 Jun

Hans Küng urge una revolución pacífica contra el absolutismo de Roma

Por Jerry Filteau

Detroit. El conocido teólogo P. Hans Küng ha hecho un llamamiento a los católicos de todo el mundo para llevar a cabo una revolución “pacífica” contra el absolutismo del poder papal. A través de un video envió un mensaje el 10 de junio, la primera tarde de una conferencia del Consejo Católico Americano en Detroit. “Creo que pocas personas se dan cuenta del poder que tiene el papa”, dijo Küng, comparando el poder papal hoy con el poder absoluto de los monarcas franceses que motivó la revuelta del pueblo francés en 1789.” Tenemos que cambiar un sistema absolutista sin hacer la revolución francesa”, dijo. “Tenemos que llevar a cabo un cambio pacífico”.

Küng, quien probablemente fue el más famoso de los teólogos expertos en el Concilio Vaticano II, hace casi 50 años, nació en Suiza pero pasó la mayoría de su vida enseñando en la Universidad de Tübingen, en Alemania. Con 83 años, es profesor emérito ecuménico en Tübingeny viaja en contadas ocasiones por razones de salud. Por eso envió su mensaje al CCA en forma de entrevista con el teólogo americano Anthony T. Padovano, grabada el año pasado en su casa, en un video de media hora de duración.

John Hushon, co-presidente de la CCA, dijo que se habían matriculado más de 1800 participantes de 44 estados estadounidenses y 13 países extranjeros en la conferencia que se celebra entre el 10 y 12 de junio en Cobo Hall en Detroit. La entrevista con Küng se proyectó en 2 pantallas gigantes en uno de los principales salones del Centro de Convenciones. En ella el teólogo predijo el cambio en la iglesia a pesar de la resistencia desde Roma. El Vaticano II “fue un gran éxito, pero sólo en un 50%”, dijo. “Por una parte”, añadió”, se realizaron muchas reformas, incluyendo la renovación litúrgica, una nueva apreciación de la Escritura, y otros cambios significativos como el reconocimiento de la importancia del laicado y de la iglesia local, y varios cambios en la disciplina de la iglesia. Por desgracia, no se le permitió al concilio hablar sobre la cuestión del celibato, sobre el control de natalidad y la anticoncepción. Por supuesto, la ordenación de las mujeres estaba totalmente fuera de todas las discusiones”, dijo.

“Muchos documentos del concilio son ambivalentes porque la maquinaria romana -la Curia Romana- consiguió parar cualquier movimiento de reforma, no completamente, pero sí dejarlo a medio camino”. “Lo que tampoco esperaba yo”, añadió, “fue que pudiéramos tener semejante movimiento de restauración bajo el papa polaco, y ahora el papa alemán”.

Cuando le preguntaron qué razones tenía para esperar una reforma en la iglesia hoy, el contestó que la esperanza hoy es “a veces un poco difícil” con una jerarquía restauracionista, pero “el mundo avanza hacia adelante, con o sin la iglesia” y “yo creo que el Evangelio de Jesucristo es más fuerte que la jerarquía”. Refiriéndose a la crisis actual en la Iglesia -abuso sexual de menores por parte de clérigos, escasez de sacerdotes, alienación de las mujeres y los jóvenes- dijo “la humanidad aprende sobre todo a través del sufrimiento” -bien en la iglesia o como consecuencia de la reciente crisis económica en EEUU. Aunque muchos economistas y otras personas vieron venir el estallido económico, “no fue posible pasar una ley en el Congreso antes de la catástrofe”, dijo.

Dijo que cree que, al menos, algunos oficiales del Vaticano también reconocen que se necesita un cambio en la iglesia. “Si no aprendemos ahora, tendremos que sufrir más -más sacerdotes se secularizarán, más parroquias se quedarán sin párroco, más iglesias se vaciarán”, y más jóvenes y mujeres dejarán la iglesia o se separarán internamente de ella, dijo. “Todo esto son indicaciones, creo, de que tenemos que cambiar ahora”.

La Voz de los Fieles (Voice of the Faithful), CORPUS e Iglesia Futura (Future Church) son los principales patrocinadores del Consejo Católico Americano, 3 grupos independientes católicos que están buscando cambios en la iglesia. Hushon explicó que cuando se formó la CCA hace 3 años quisieron crear “un diáologo paraguas entre todos” los sectores de la iglesia estadounidense, independientemente de las líneas partidistas o ideológicas, pero·”grupo tras grupo, obispo tras arzobispo, dijeron NO, o nos ignoraron”. La división quedó clara el pasado octubre cuando el arzobispo de Detroit Allen Vigneron previno a sus sacerdotes y laicos para que no participaran en la Conferencia de la CCA. La situación se hizo muy tensa el pasado día 3 de juniio cuando Vigneron amenazó con la secularización a cualquier sacerdote o diácono que participara en la liturgia de Pentecostés en la clausura del congreso el domingo 12 de Junio diciendo, “hay razones para creer que los laicos y otros que no están en total comunión con la iglesia harán una concelebración prohibida”.

En un nota al National Catholic Reporter anterior a la Conferencia, Hushon negó que esa concelebración fuera a tener lugar, documentándolo con una carta en la que la CCA explicaba al arzobispado que “sólo habrá un presidente y será un sacerdote en buenas relaciones con la Iglesia”.

La CCA decidió celebrar la Conferencia en Cobo Hall porque este año es el 35 aniversario de la Conferencia bicentenaria “Llamada a la Acción”, una reunión nacional del laicado católico patrocinada por los obispos estadounidenses, que se reunió en este mismo lugar presidida por el Cardenal de Detroit John Dearden. La conferencia de 1976, a pesar de sus fallos, fue importante para sentar las bases de las pastorales económicas y sobre la paz de la década de los 80, y para prestar mayor atención a los temas de racismo, minorías, vida familiar, personas con minusvalías, respeto a la vida humana y un amplio abanico de iniciativas pastorales y de justicia social que se llevaron a cabo en la diferentes diócesis, o nacionalmente, en los años siguientes.

Iglesia católica, apostólica y ecuatoriana

16 Jun

Hoy Monseñor López marañón concluye el ayuno. Con estas palabras, anunció la vocera, María de los Ángeles Vaca, el fin del periodo de oración por Sucumbíos, iniciado por Monseñor Gonzalo el pasado 24 de mayo. 24 días de oración y ayuno para sanar heridas y reconciliar Sucumbíos.

El anuncio se hizo público a nivel nacional a través de la Red de Emisoras Populares CORAPE y, más tarde a través de la Radio Pública del Ecuador, que transmitió en vivo y en directo desde el campamento por la reconciliación. Y a nivel latinoamericano gracias a ALER.

Un grupo de Sucumbíos llegó esta madrugada al campamento para acompañar al Obispo, representantes de las cuatro pastorales, de la Federación de Mujeres de Sucumbíos, los padres diocesanos, en total unas 40 personas. Todas celebraron con rosas y gritos de júbilo la noticia.

Esta tarde está prevista una rueda de prensa donde Monseñor Gonzalo dará los motivos de su decisión. Después, y como cada día desde hace 24, celebrará misa. Se retirará a domir a su casa y comenzará a ingerir alimentos progresivamente.

Mañana temprano el equipo de coordinación levantará y desmontará el campamento, el que por 24 días y 24 noches acogió una acción que sin duda marcará un antes y un después en la historia de Sucumbíos… y de la Iglesia católica, apostólica y ecuatoriana, como dijo alguien ayer en la misa.

Necesidad del Partido Comunista

15 Jun

EN TODA REVOLUCION LA PRESENCIA DEL PARTIDO COMUNISTA ES IMPRESCINDIBLE.

La derecha, con sus Partidos políticos, ha perdido influencia, capacidad movilizadora y protagonismo en muchos sectores donde tradicionalmente se había fortalecido en muchas décadas. Algunos funcionarios del Estado, ahora más que nunca, siguen siendo elementos de la derecha y de la ultra derecha que, para frenar el proceso de la Revolución Ciudadana y desprestigiar al gobierno de Rafael Correa, han logrado penetrar en los círculos y en las instituciones claves para la gobernabilidad y aparecen actualmente, como los nuevos líderes de la Revolución Ciudadana y de Alianza País.

Infiltrados en los círculos más cercanos al Presidente de la República, en los Ministerios, en la Procaduría, en la Contralaría, en la Superintendencia de Bancos, de compañías, en otras instituciones del Estado, están trabajando intensamente por repotenciar la derecha a nivel nacional, para medrar a favor de sus mezquinos intereses y, por todos los medios, hacer abortar el proceso de cambios y transformaciones emprendido por el gobierno y la Revolución Ciudadana.

La partidocracia moribunda, trata conjuntamente con la prensa amarilla y contrarrevolucionaria, involucrar al Gobierno Nacional en casos de narcotráfico para lograr un desprestigio ante las masas, lo que no debemos permitirlo.

Las infiltraciones de los agentes del imperialismo, nacionales y extranjeros, en las esferas del Gobierno ecuatoriano, no son una novedad. Durante décadas, los Gobiernos anticomunistas y de derecha, han venido facilitando la penetración sistematizada de los agentes que, por medio de la corrupción, han logrado enquistarse y fortalecerse en algunas esferas de gran importancia del Gobierno Nacional.

Estas líneas estratégicas se han sentido con mayor fuerza en los últimos días, justamente cuando en Abril del 2009, el país entra en un proceso electoral a nivel nacional y donde todas las fuerzas en juego, pretenden protagonismo, ganar espacios y recobrar las influencias perdidas. Como en este caso y en otros, la prensa nacional, las Radios y la TV, con una descarada actitud antipatria, han “lamentado”, la expulsión de los funcionarios de la Embajada Norteamericana y se han sumado, abiertamente, al coro de las “críticas” al Gobierno, por la decisión adoptada.

Por eso, cuando se habla de Revolución, en cualquier latitud o meridiano, se la entiende cómo la exigencia urgente de cambios, transformaciones y mutaciones revolucionarias profundas. Hablar de Revolución, hoy por hoy, es el punto de partida para impulsar los cambios que se deben de dar, a exigencias de la misma sociedad, en la base y estructuras del Estado. La suma de esos cambios son los que potencian y aceleran el proceso revolucionario. Pero el proceso de por si no constituye fuerza alguna, si no se materializa en la organización, combatividad y movilidad de las masas, quien quiera que éstas fueran. Son las masas y sus organizaciones, las que le dan fuerza y vigor a las relaciones de cambio que exige la sociedad ecuatoriana.

La acción de las masas obedece a los instintos sociales por la supervivencia, y es allí donde las fuerzas de la revolución y muy particularmente nuestro Partido, tienen que potenciar su actividad política para organizar, dirigir y educar a las masas, dentro del proceso revolucionario. Por eso, el proceso de toda Revolución descansa en qué fuerza es la que realiza y en que tipo de Estado se va desarrollar. Dicho de otra forma o la derecha logra obtener resultado políticos que actualmente pretende (como el de hacer abortar el proceso revolucionario del Gobierno), o nuestro Partido sale a las calles a participar activamente en la organización de las masas por impulsar el proceso revolucionario hacia el socialismo, con el auxilio de todos los medios posibles.

Que importante es entonces, la conducta protagónica del Partido en la política nacional, ya que de nuestro accionar, de la gravitación de nuestras fuerzas, de la justeza de nuestras propuestas políticas y organizativas hacia las masas, surge la gran responsabilidad histórica que tenemos de rendir cuenta al pueblo trabajador y a la Patria. Los comunistas ecuatorianos,, nuestras militancia, nuestros amigos, deben convencerse, con mayor claridad, que vivimos una hora de definiciones, que tenemos que robustecer el Partido, mejorarlo, perfeccionarlo y desarrollarlo como el verdadero instrumento político de la Revolución. Solo así lograremos arrinconar y desbaratar a la derecha y abrir los cauces de a democracias, el progreso, la independencia y el bienestar.

Artículo publicado en el período “El Pueblo”, #1841, Órgano Oficial del CC del Partido Comunista del Ecuador. (Escrito por el c. Enrique Vergara).

No a la Iglesia de Arregui

12 Jun

Cuando tod@s esperamos una palabra del obispo Arregui en favor del hermano Gonzalo, solo vemos silencio y complicidad.

La Iglesia del Vaticano II jamás morirá. La victoria será siempre nuestra.

DIGAMOS TOD@S:

NO A LA IGLESIA DEL OPUS DEI

NO A LA IGLESIA DE LOS HERALDOS

NO A LA IGLESIA DE LOS CARISMÁTICOS

NO AL MODELO ROMANO

————-

RECONCILIACIÓN ECLESIAL Y SOCIAL 

Por Padre Pedro Pierre

Publicado en El Telégrafo, 1 de junio 2011

Hecho poco común: un obispo haciendo un ayuno público, es decir, una huelga de hambre indefinida, en el parque La Alameda de Quito. Es la decisión que ha tomado monseñor Gonzalo López Marañón, ex obispo del Vicariato de Sucumbíos, para, según sus expresiones, “que se dé la reconciliación entre hermanos y hermanas, se curen la heridas abiertas y vuelva la paz en aquella tierra… Innumerables quebrantos y divisiones se han sucedido en estos meses en la comunidad cristiana y ciudadana, en las familias y en las organizaciones, y cada día se agravan más y más. Hay que accionar determinantemente y con urgencia para… sanar heridas y reconciliar Sucumbíos”. Es un llamado caracterizado a la ciudadanía, a los cristianos, carismáticos en particular, y a la jerarquía católica para ayudar a la reconciliación en esta provincia amazónica.

El conflicto eclesial y social ha surgido a raíz de la llegada de los Heraldos del Evangelio, asociación sectaria y ultra-conservadora de origen brasileño. No se trata de un conflicto entre la Asociación de los Heraldos y la Congragación de los Carmelitas o los Sacerdotes Diocesanos, sino entre dos maneras de vivir y hacer iglesia y sociedad. Se trata de la oposición entre 2 modelos de evangelización: el modelo de cristiandad que no acaba de morir y el de Iglesia de los Pobres que no acaba de nacer.

La Iglesia de cristiandad nació con el emperador romano Constantino hace 16 siglos. Es una Iglesia imperial cuyas características principales son su organización piramidal semejante a una monarquía absoluta, su opción de evangelizar desde el poder y el dinero, y su afirmación de que “fuera de la Iglesia no hay salvación”. Los defensores de este modelo anacrónico son el Opus dei, los Heraldos, los Legionarios, Sodalitium, los Carismáticos…

A mediados del siglo pasado el Concilio Vaticano 2º que rompió con este modelo anterior y definió a la Iglesia como “Pueblo de Dios”, o sea una Iglesia comunidad donde todos, por el bautismo, somos servidores y responsables. Sus características principales son la opción por los pobres y contra la miseria, las Comunidades Eclesiales de Base, la lectura de la Biblia relacionada con la realidad, los nuevos ministerios laicales y el testimonio profético y martirial.

Acojamos este “argumento” de monseñor Gonzalo para hacer una revisión personal, eclesial y social, afín de terminar con este escándalo y enfrentar más adecuadamente los sufrimientos de nuestra Iglesia y de nuestro país.

Se fueron…

4 Jun

SE FUERON…

Por Padre Pedro Pierre

Publicado el 25 de Mayo en El Telégrafo

“La voz del pueblo es la voz de Dios”. Acaba de cumplirse en Sucumbíos este dicho popular: la congregación tradicionalista de los Heraldos se fueron después de 6 meses de estadía en Sucumbíos, sin haber logrado imponerse ni destruir la Iglesia de los Pobres que se construyó durante 40 años en ese Vicariato.

Hace 50 años, el concilio Vaticano II definió a la Iglesia como Pueblo de Dios. Los bautizados que tomaron en serio este reconocimiento pasaron a ser protagonistas en la Iglesia, gracias a la apoyo de sacerdotes y obispos que obedecieron este mandato conciliar. ¡Felicitamos a los Carmelitas de Sucumbíos que emprendieron este camino evangélico!

En 1968 los obispos de América Latina se reunieron en Medellín, Colombia, para aplicar el Concilio en las Iglesias del continente. Comenzó una Iglesia con rostro latinoamericano, mediante miles de Comunidades Eclesiales de Base: los pobres volvían a ser los privilegiados de Dios, tal como lo dijo y practicó Jesús. Los cristianos pobres de Sucumbíos supieron responder generosamente a esta opción de monseñor Gonzalo López Marañon: ¡Felicitaciones Gonzalo! Y surgieron miles de ministerios para hacer una Iglesia viva y solidaria con las necesidades de la provincia: ¡Felicidades amigos pobres y valientes de Sucumbíos!

En 2007, los obispos latinoamericanos confirmaron, en su reunión en Aparecida, Brasil -donde estuvo presente monseñor Ángel Sánchez- la validez de las Comunidades Eclesiales de Base, de la opción por los pobres, del método evangelizador que parte de la realidad, la ilumina con la Palabra de Dios y saca compromisos concretos en lo religioso y lo social. Gracias a Dios, a la valentía de los cristianos de Sucumbíos y a la solidaridad nacional e internacional, se ha logrado la salida de los Heraldos para que este modelo de Iglesia pueda continuar.

Ningún grupo católico puede imponer su ideología ni su punto de vista exclusivo, tal como lo quisieron hacer los Heraldos. La Iglesia es diversa, pero la meta es la misma para todos: la construcción del Reino de Dios, porque, como lo escribió el papa Pablo VI, “el Reino es lo único absoluto”. Ese es el ejemplo de Jesús que nadie puede distorsionar.

Los sacerdotes y los obispos estamos al servicio del Pueblo de Dios, tal como se define el mismo papa: “servidores de los servidores del Pueblo de Dios”. Y “la Iglesia es y debe ser la Iglesia de los Pobres” tal como lo proclamó el papa Juan 23 al convocar el Concilio. Tengamos mayor fidelidad al proyecto de Jesús hoy.

¿Info católica o desinformación premeditada?

2 Jun

Desde que se fueron de Sucumbíos los Heraldos está desarrollándose una campaña publicitaria por internet contra las realidades de nuestra Iglesia Católica, en Sucumbíos. Deformando informaciones, noticias e imágenes, los seguidores de los heraldos pretenden hacernos creer que nuestras comunidades son contrarias a la labor social de los carmelitas y de Monseñor Gonzalo López Marañón. Mentiras y falsedades se divulgan por “agencias” (de los heraldos) con imágenes absurdas dónde se llora y lamenta la ausencia de  esta congregación tradicionalista. En realidad, en Sucumbíos se respira alivio por la salida de estas personas, ajenas a nuestro medio. Apenas un grupo reducido de revoltosos está agitando nuestro Pueblo, deseosos de crear confusión y destruir la PAZ que conquistamos en 40 años CAMINANDO SEMBRANDO VIDA. 

Diversos son los medios que están haciendo eco a estas revueltas, notadamente medios relacionados con la Renovación Carismática y con las oligarquías del Vaticano. Ni unos ni otros podrán destruir la Iglesia de los Pobres que encontró el camino y la realización de la plena utopía del Reino.

Destacamos la carta que Vinicio Pastor Andrade publicó respondiendo a Luis Fernando Perez Bustamante, que dice ser apologista católico pero que muy poco tiene que ver con la Iglesia del Concilio Vaticano II, de los pobres, de Puebla, Medellín, y Aparecida y de la Teología de la Liberación. La Iglesia nacida del Pueblo de Dios debe producir compromisos reales en lo religioso y en lo social. Como tantos medios del modelo romano de Iglesia, Infocatólica divulga desinformación. ¿Será premeditada?

………………………………

Respuesta a Camineo Info católica

A todos quienes formamos parte de la Iglesia Católica no deja de sorprendernos la situación suscitada en la provincia amazónica ecuatoriana de Sucumbíos, joven provincia que no tiene sino 21 años de creación, con una incipiente presencia del estado, inmigrantes producto de la extracción petrolera 40 años atrás, su capital Lago Agrio a diez minutos de la frontera sur de Colombia con todo lo que ello implica, en medio de una exuberante vegetación y la presencia de etnias propias de la región.
En este contexto no es difícil entender la enorme acogida a una propuesta de evangelización basada en el Magisterio Católico, sobre todo, en las directrices del Concilio Vaticano II y, como corresponde, en las Conferencias Episcopales Latinoamericanas; acogida que se afirma porque no existían estructuras físicas: colegios, templos o prácticas religiosas anteriores, que sean referente de un estilo pastoral pre-conciliar; coincidencias, algunos llaman “Dioscidencias”, ya que nada es casualidad y el Espíritu actúa como quiere (Jn. 3,8).
El único referente espiritual fueron los agentes de pastoral también recién estrenados “¿Dioscidencias?”: obispo, sacerdotes y religiosas, que llegan a la provincia en 1970, que con un gesto de obediencia total a la Iglesia asumen el magisterio católico recientemente encauzado en las directrices del Concilio y las Conferencias Latinoamericanas de Medellín y Puebla; esto no es comprendido y en algunos casos tergiversado desde posturas políticas definidas que quieren leer estos acontecimientos desde esas claves que, sin duda, son siempre parciales.
Para aquellos que estén realmente interesados en conocer algo de esta novedosa forma de ser y hacer Iglesia, fruto de una lectura profunda, en la escuela de Teresa de Jesús y Juan de la Cruz, apunto algunos frutos maduros que nos recuerdan las primeras comunidades que narran los Hechos de los Apóstoles (Hch. 2, 42-47), para que ustedes, estimados lectores, tengan elementos de juicio:
  • El proyecto de vida y el proyecto de trabajo se unen en los Equipos Misioneros, la vida religiosa consagrada se enriquece con la presencia de laicos y ellos con la de la vida religiosa
  • La economía solidaria ha permitido una única administración y distribución de bienes que transparenta el tema económico tan delicado en la actualidad. Cabe resaltar que todos los bienes pertenecen al vicariato apostólico no a congregación religiosa alguna, incluidos los carmelitas, que después de 80 años en la zona, no son dueños de nada.
  • La pastoral de conjunto ha permitido la unificación de criterios y acciones pastorales, con una estructura flexible y participativa en constante revisión, en la que todos tienen palabra y caminan en la misma dirección al amparo de las directrices del obispo vicario.
  • Se promueve una Iglesia Comunidad–Ministerial en la que los laicos se saben y sienten parte activa de la Iglesia y llevan sobre sus hombros el caminar de las comunidades, multiplicándose servidores comprometidos en barrios y recintos, fortaleciendo así la presencia eclesial en cada rincón de la provincia.
  • Se acompaña a la organización popular fortaleciendo el tejido social y promoviendo liderazgos éticos.
Algunas puntualizaciones necesarias:
  • Mons. López no ha “criticado duramente” la designación de la Asociación Heraldos del Evangelio, fueron los católicos de Sucumbíos quienes lo hicieron por la actitud de irrespeto al proceso pastoral en ejecución, sin duda “despiadada elección”.
  • El Cardenal Iván Dias, ex Prefecto de la Congregación de los Pueblos, no tomó en cuenta que en los 40 años de Administración del Vicariato Apostólico, Mons. López nunca recibió ninguna amonestación o ningún pedido de rectificación por su trabajo pastoral, seguramente la resolución del ex prefecto estuvo motivada por informes parcializados y prejuiciados, sin conocer profundamente la eclesiología inspirada por el Espíritu Santo en esas tierras, esperemos que hagan público el informe para saber cuál ha sido el pecado o los pecados cometidos.
  • La salida de los Heraldos del Evangelio se dio por una presión popular nunca antes vista en Sucumbíos, conmoción social: existen cartas pidiendo su salida de todos los alcaldes de la provincia, de instituciones sociales que trabajan a nivel nacional como el FEPP, que pertenece a la Conferencia Episcopal Ecuatoriana y diferentes organizaciones populares de mujeres, afro-descendientes, indígenas, derechos humanos y más. Hay que reconocer que existe un grupo que los apoyó ligado al movimiento católico de Renovación Carismática y partidos políticos tradicionales, que se ubican en la zona central de Lago Agrio y que no se conforman con su salida.
  • La salida de los Carmelitas, en cambio, ha sido recibida con mucha tristeza y catalogada como injusta por parte de la gran mayoría de ciudadanos de la provincia, incluso por aquellos que admiraban la labor de los Heraldos. Todos esperan su restitución.
  • La Conferencia Episcopal Ecuatoriana juega un papel fundamental en este problema y todos esperamos que actúen conforme a la urgencia que supone curar las heridas abiertas después del fracaso de esta “aventura” que duró 6 meses y que ha supuesto un desprestigio para nuestra golpeada Iglesia.
  • Sería bueno que el autor del artículo distinguiera una “huelga de hambre” que nunca ha estado en la mente de Mons. Gonzalo López y el “ayuno y la oración” propio de la más prístina tradición católica; esta es la práctica de un hijo de Teresa de Jesús y Juan de la Cruz, que saben de persecución y santidad…
  • El bloguero católico, como lo llaman, Luis Fernando Pérez Bustamante debería conocer de cerca el Carmelo ecuatoriano, como seguramente lo hicieron sus padres y abuelos y, después de eso juzgar la labor realizada por los carmelitas en Sucumbíos que en nada se acerca a la caricatura que el articulista lo atribuye en su cita.
  • La comunión a la que apela Mons. Arregui debe pasar por el arrepentimiento sincero de todos, incluido los prelados que ocasionaron la crisis en Sucumbíos intentando pasar sobre los fieles laicos, que aunque para muchos no tengan voz, están demostrando que tienen una fe muy fuerte capaz de defender su legítima experiencia de Dios.
Vinicio Pástor Andrade,
A %d blogueros les gusta esto: